El celular es mi vida

Tecnología

De repente el teléfono celular se transformó en el foco de atención de millones de personas. ¿Usted sufre de Nomofobia? Imagen de Jonathan Caves tomada de Flickr.

¿Padece usted de Nomofobia? Se trata de una trastorno muchísimo más común de lo que parece y que afecta seriamente nuestras relaciones interpersonales

Por Juan Carlos López | Mar 04, 2015

¿Qué pasaría si usted queda incomunicado por olvidar su celular, o porque se le descargó, se le agotó el saldo o bien se le dañó? ¿Qué emociones experimentaría?

¿Sufre de ansiedad por no responder los chats a sus amigos? ¿Y si alguno de ellos le dijo que le llamaría a cierta hora y usted solo puede quedar mirando con frustración la pantalla apagada de su teléfono sin ninguna posibilidad de responder?

En esta época, en que prácticamente ese pequeño aparatito electrónico se ha transformado para muchos en su “otro yo”, existen varios estudios que analizan este padecimiento.

Se conoce como “Nomofobia” al miedo irracional que se padece por no tener el teléfono celular a mano. El término proviene del vocablo en inglés “no mobile”, es decir, sin teléfono móvil, y se calcula que la mitad de quienes poseen uno lo experimenta.

Para la doctora Renata Rodrígues, vicerrectora académica de la Universidad Centroamericana (UCA) y experta en Educación y Cibercomunicación, sin dudas el celular es un medio de comunicación “muy importante” que a su vez transmite “seguridad” por mantenernos en contacto con nuestros familiares y amigos.

Pero esa dependencia puede producir el efecto contrario: perjudicar nuestras relaciones interpersonales.

A la hora de sentarse al comedor, al platicar en una banca con un amigo, mientras vamos en el automóvil o en el autobús, al compartir una película o inclusive leyendo, de repente repica nuestro celular y se convierte en el centro total de atención. Y todo lo demás desaparece.

La sicóloga Sara López advierte: “Hay que detenernos y decir: ¿Cómo me estoy sintiendo? ¿Me siento alegre, me siento triste, me siento decepcionado, me siento enojado? Y ver cómo el celular está afectando mis relación con los amigos”.

La doctora Rodrigues coincide con este punto de vista: “Lo malo es que yo dejo de hacer otras cosas, dejo de hablar con las personas, dejo de oír, de dialogar, de conversar, de divertirme para estar pendiente de eso (celular) todo el tiempo”.

Los síntomas más comunes que presenta quien padece Nomofobia son: ansiedad, enfado, inquietud, negación, culpa, baja autoestima, falta de apetito e insomnio.

El primer paso para superar esta dependencia consiste en reconocer que la estamos padeciendo. Y luego, asignarle el tiempo adecuado, de manera que no interrumpa nuestras otras actividades.  

“Disfruten su vida, con sus amigos, relaciónense con las personas que quieren… Reír es bueno, un abrazo, quiere a tu hermano, a tu papá, a tu mamá, tu novio, tu novia”, aconseja la doctora Rodrigues, en lugar de desvivirse por el teléfono móvil.

“No tenés que estar todo el tiempo diciendo al mundo que estás haciendo. Me parece que a veces es una exageración y se nos pasa la mano”, señala.

Y a usted: ¿Qué le ocurriría si se queda sin su celular?

 

Haga click aquí para conocer algunas maneras de combatir este trastorno.

 

(Editado por Mauricio Miranda)

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni