EEUU aprueba controlar Internet

Tecnología

Foto: Gabriel Jarquín / CONEXIONES



Finalmente, Estados Unidos ha aprobado la Ley de Protección e Intercambio de Información de Inteligencia Cibernética (Cispa por sus siglas en Inglés) para obtener el control al regular Internet, la cual no sólo obedece a un interés de proteger a las industrias del entretenimiento, sino también un asunto de interés político de los gobernantes, que amenaza la libertad de opinión y de prensa.

Por Nery García | Apr 27, 2012

II entrega

Mientras Conexiones publicaba este jueves la primera entrega sobre “Amenazas a Internet: El Debate Ausente”, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobaba la Ley de Protección e Intercambio de Información de Inteligencia  Cibernética (Cispa por sus siglas en inglés) que pretende regular Internet.

Como regalo en el día mundial de la Propiedad Intelectual, con 248 votos a favor y 168 en contra la Cámara aprobó la iniciativa con el pretexto de proteger la propiedad intelectual en Internet, y en la que se pretende supervisar a los usuarios por un asunto de “ciberseguridad”.

Al igual que el anteproyecto de ley SOPA que fue congelado hace unas semanas, con CISPA los proveedores de Internet y otras empresas que tienen espacios en la arquitectura de la Red ahora deberán brindar información de los usuarios a las organizaciones o compañías que lo soliciten.

Aunque se dice que entregar la información de los usuarios es “voluntario”, se prevé que habrá contratos federales que permitan alertar a empresas sobre el uso de material protegido o cuando se trata de un asunto de seguridad en la Red, lo que deja sin protección a los usuarios, al no respetárseles su derecho a la privacidad.

Controlar Internet

El afán de controlar Internet a través de programas espías que violenten la privacidad de los usuarios parece ser más grave de lo que parece. No sólo se trata de justificar que es para proteger la propiedad intelectual, sino también de vigilar el comportamiento en la Red, luego que se demostrara el poder de organización del uso de herramientas que ofrece Internet, principalmente las redes sociales.

Quizás el caso más emblemático sea el de la resonancia de las redes sociales en la reciente revolución de Egipto, como parte de la primavera árabe (protestas y revoluciones en el mundo Árabe), en cuyo país se movilizaron miles de personas, convocados por Facebook, para empezar a protestar en contra del aumento de los precios de los alimentos y que se intensificó luego por las redes sociales apoyadas por los teléfonos móviles.

Marvin Castañeda, director del proyecto de dominios nic.ni de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), no duda en señalar que el fin de regular Internet obedece a una dinámica para monitorear lo que los usuarios están haciendo.

“Los Estados Unidos desde 2001 han creado software de espionaje y en cuanto al control de lo que uno tiene en Hotmail, gmail, pues prácticamente esos software utilizan infraestructura norteamericana. Todo eso que tenés ahí, tené la plena seguridad que pertenecen a servidores estadounidenses, están siendo espiados”, asegura Castañeda.

Censura en la Red

La pesadilla de muchos blogueros y medios de comunicación en línea de censurar la red a través de las iniciativas SOPA y PIPA se ha hecho realidad. Los medios alternativos, entendidos como las diversas plataformas que ofrece la web para que los usuarios pueden compartir contenido, ahora deben tener cuidado.

Hiram Meléndez Juarbe, catedrático de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, señala en el texto “Hacia una libertad libre de censura” que los gobiernos han vuelto su mirada a aquellas entidades que ofrecen los servicios tecnológicos, como los proveedores del servicio, debido a que controlar a cada usuario resulta más complicado.

De hecho, la esencia de SOPA era: bloquear sitios sospechosos por parte de sus proveedores de Internet, las empresas como PayPal que ofrecen cobro de Internet deberían congelar los fondos, bloquear el servicio de publicidad y eliminar los enlaces a la web o servicio denunciado.

En efecto, CISPA ahora podría dar facultad de violentar la privacidad de los ciudadanos a través de los proveedores del servicio de Internet. La cuestión aquí es ¿cómo interpretar qué sitio debe o no restringirse?, ¿dónde queda el derecho de cada ciudadano a la privacidad?

¿Cómo afectaría a Nicaragua?

“Con esta nueva ley que nos ponen el gobierno de Estados Unidos con todo su monopolio, con todas las empresas y todas las industrias esto se nos va a cerrar las puertas a los países nuestros”, refiere Danilo Avendaño, docente de la Facultad de Ciencia e Ingeniería de UNAN, al referirse a la regulación de Internet.

Castañeda recuerda que muchos de las empresas o instituciones nicaragüenses tienen registrados sus dominios o direcciones electrónicas en Estados Unidos. Eso signfica que la regulación de la ley tiene jurisdicción en ese país, por lo que  cualquier acto virtual que los estadounidenses consideren violatorio a la nueva legislación podría provocar el cierre de los sitios.

“Por ejemplo un tier (proveedor de Internet) que es mundialmente conocido es el cable submarino Arco 1. Nicaragua, Costa Rica, El Salvador todas se conectan a Arco 1. Por ahí pasan las transmisiones de datos que viajan a todo el mundo y tienen su puerta internacional de salida que es Estados Unidos, Miami”, explica el director del proyecto para dominios nic.ni.

Es decir, que si los datos de información pasan por Arco 1 la ley les da la potestad de revisar toda la información que está pasando por ahí, vía bits, no sea información que dañe a ninguna de las empresas nacionales estadounidenses.

¿Qué alternativas tenemos?

Castañeda cree que una de alternativas que los países latinoamericanos tienen es que sus sitios web no estén alojados en Estados Unidos: “tienen que conseguir infraestructura (servidores) robusto en otro país, puede ser México, Brasil, Argentina”, refiere.

Sin embargo, Carlos Leal, asesor de TIC en la UCA no está convencido de la propuesta de Castañeda, porque asegura que los gobiernos latinoamericanos tendrán la presión de Estados Unidos de adaptar nuevas legislaciones nacionales para regular Internet y con tal de no tener esa presión acepten la demanda del gobierno norteamericano.

¿Entonces cuál es la solución? Una de las soluciones que proponen los expertos es que el Estado de Nicaragua invierta en una infraestructura lo suficientemente robusta, con servidores capaz de soportar almacenamiento de información. Pero, además, invertir en educación tecnológica para desarrollar software de códigos abiertos, es decir, que no se tenga que comprar programas a altos costos, sino que produzca los propios para el consumo propio del país como lo ha hecho países como Brasil y China.

“Tenemos chavalos talentos que lo pueden hacer, pero desgraciadamente esos chavalos talentos se nos van para otros países porque también nosotros tenemos un problema económico y es la cuestión salarial”, agrega Avendaño, quien reitera que las  universidades deben de crear unidades innovadoras, que se dediquen a investigación en computación como lo ha hecho países vecinos como Costa Rica.

“La UCA nos damos el lujo de tener un grupo de usuarios Linux (software libre), que son un grupo de muchacho que están estudiando ingeniería en sistemas, diseño gráfico, comunicación social y que ha sido la solución”, señala Leal.

Castañeda asegura que en Nicaragua, el gobierno, ya está experimentando con software libre para dejar la dependencia de Windows y Office (software comercial) a través del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) y algunas escuelas públicas.

Conicyt guarda silencio

Desde el seis de febrero pasado hemos solicitado una entrevista a las autoridades del estatal Consejo Nicaragüense de Ciencia y Tecnología (Conicyt), para abordar qué políticas públicas están desarrollando o pretenden promover ante este escenario, debido a que esa es su responsabilidad de acuerdo a las facultades otorgadas por el Estado, sin embargo, hasta este momento no hemos obtenido una respuesta.

 

Activismo en Internet 

Quizás el poder que han demostrado los ciudadanos del mundo a través del activismo 2.0 o la participación activa de los usuarios al utilizar las plataformas que ofrece Internet para protestar en contra de los gobiernos y provocar revoluciones como sucedió en Egipto y otros países árabe en realidad ha puesto nerviosos a los gobernantes, incluso en el propio Estados Unidos. 

El Movimiento de los Indignados inició protestas el 15 de mayo de 2011 en España, convocados a través de las redes sociales para protestar en contra del bipartidismo y demandar democracia participativa. Como extensión de esa iniciativa, surgió en Nueva York, Ocupación Wall Street, que consiste en protestas a partir del 17 de septiembre en contra de las empresas que se caracterizan por evasión fiscales. 

Las protestas para demandar democracia participativa al gobierno español se trasladaron a Nicaragua, luego que un grupo de españoles llegarán a protestar frente a las instalaciones de la embajada española aquí en Nicaragua en 2011. 

En Nicaragua, quizás la mayor participación a través de la web fue las marchas virtuales organizadas el 25 de febrero de 2011, en la que a través de Facebook se pretendía pronunciarse en contra de la reelección del mandatario nicaragüense Daniel Ortega en las elecciones presidenciales de ese mismo año, y la otra marcha que apoyaba la reelección. 

Ciberpolítica en Nicaragua

 El potencial de las redes sociales fue aprovechado por las diversas organizaciones políticas que participaron en la contienda electoral de noviembre de 2011 en Nicaragua. 

Y es que el nicho que vieron los políticos en las redes sociales cada vez va en aumento. Las estadísticas proporcionadas por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT), adscritas a las Naciones Unidas, señala que desde agosto de 2010 a diciembre de 2011 (16 meses) los usuarios de Facebook que dicen ser nicaragüenses se han triplicado al pasar de 224 mil 220 a 663 mil 500.

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni