¿Dónde está la calidad?

Educación

Maestros cuestionan la promoción automática porque afecta la calidad educativa. Foto: Gabriel Jarquín/Conexiones

Esa es la pregunta que docentes de primaria, secundaria y especialistas se hacen cuando se analizan los niveles de exigencia del Sistema Educativo Nacional.

Por Mauricio Miranda | Mar 19, 2012

Primera parte

Hace un par de años, el profesor de Matemáticas Juan Rodríguez se vio en la lamentable situación de tener que practicarle exámenes de reparación a más de cuarenta de sus alumnos de primer año en el Instituto Público “Miguel Larreynaga”.

Una vez calificó, confirmó que solamente cinco lo aprobaron. El resto no podía continuar al segundo año.

Entonces, la directora del centro le increpó:

-Profesor, eso es mucho.

-¿Mucho qué?

-Muchos aplazados.

-¿Y qué quiere que haga? No estudiaron. Yo les di el reforzamiento, pero no era compromiso que los iba a aprobar.

-Hágales de nuevo el examen.

Pese a que ya les había impartido dos semanas de clases como “reforzamiento” durante las vacaciones y de que los alumnos ya habían perdido su oportunidad, el profesor Rodríguez a regañadientes les hizo un segundo examen.

“Se me volvieron a quedar. Les hice por tercera vez el examen. Y de nuevo. Me mandó hacer un cuarto examen. Por cuenta estaba esperando a ver cuándo me rendía y le dijera que estaban aprobados todos”, comenta el docente.

Nuevamente reprobaron. Antes del quinto, la directora le dijo: “Ya miré que es usted el que tiene el problema con los chavalos. Como lo miran a usted, ellos se ponen “amuinados” (desmotivados). Deme el examen que se los voy a practicar yo”.

El profesor le advirtió a la directora que denunciaría el caso ante los medios de comunicación al considerar que estaba violando sus derechos como trabajador, como maestro y como profesional de las Matemáticas. El profesor les realizó este último examen, pero no se lo dio a la directora para que lo hiciera en su lugar. Esta vez sólo dos estudiantes aprobaron. “El resto, que eran más de cuarenta, se quedó aplazado, aunque después se quejó de mí ante la delegación diciendo que colgué a los chavalos por gusto…, pero hasta ahí llegó el caso”.

“Como maestros nos sentimos desmoralizados”

A una colega del profesor, que imparte clases de inglés, le tocó la misma disyuntiva. Pero la situación se resolvió de inmediato. “Profesora, son muchos aplazados, le reclamó la directora, entonces la maestra tomó los exámenes y a todos les puso sesenta”, comenta Rodríguez.

Según él, esta es la nueva política del ministerio. “La prioridad del gobierno es que el alumno apruebe, no que aprenda”, lamenta. “La verdad es que como maestros nos sentimos desmoralizados”, confiesa.  

Y esa es la realidad que está alarmando a otros docentes y especialistas en temas de Educación.

Niños en tercer grado desconocen los números después del 100

El año pasado, el Centro de Investigación y Acción Social (CIASES) realizó un estudio en escuelas públicas para conocer las destrezas matemáticas de los niños y niñas de primero a tercer grado. Para esto, practicaron pruebas a 1,825 alumnos de 37 escuelas del pacífico del país --donde suelen presentarse mejores resultados--, y que en ese momento iniciaban del segundo al cuarto grado.

El ejercicio consistía en identificar si los niños y niñas conocían los números del 1 al 100, del 1 al 1000, y de 1000 en adelante.

“Lo que encontramos es que casi todos están en el primer nivel, es decir, que después del número cien tienen problemas”, revela Melba Castillo, codirectora del CIASES y quien encabezó la investigación.

Más aún: “Tienen problema con la lectura, con la identificación de los números de más de tres dígitos, y esto inclusive para los niños de cuarto grado, es decir, que han terminado tercero”.

La doctora Castillo señala, que de acuerdo al programa del Ministerio de Educación (Mined), estas temáticas los alumnos “ya deben conocerlas; finalizando el primer grado deberían poder leer e identificar sin problemas los números del 1 al 100”. 

Las consecuencias se verán después. Si el niño o la niña logran equilibrar esas deficiencias, podrán lidiar con las asignaturas que exigen esos conocimientos básicos. De lo contrario, no serán capaces de operar con esos números, al punto que, sumas simples de dos dígitos “les van a causar problemas”, comenta Castillo. “Hay un rezago fuerte, pues hay muchos alumnos que acarrean esas deficiencias”, advierte.

No pueden sumar 8+7 ni restar 14-6

El documento “Propuesta de Agenda Educativa de Nación” publicado en diciembre pasado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) resalta la pobre calidad en la enseñanza pública como “el problema más grave, y que suele pasar desapercibido por falta de mediciones adecuadas”. En ese sentido, el documento reclama, que el hecho de que no existan mediciones sistemáticas sobre la calidad “de por sí denota una grave deficiencia de su administración”.

Y pone como ejemplo, igualmente, el caso de los niños de los primeros grados de primaria, citando la investigación del CIASES.

“Un estudio de aplicación de pruebas matemáticas encontró que el 69 % de los niños de tercer grado examinados y el 62 % de los de cuarto, no pudieron sumar 8+7. También fallaron en restar 14-6 el 88.9% de los alumnos de tercero y el 83.8 de los de cuarto”, detalla el documento.

Y sin embargo, la política del Mined consiste en que ningún muchachito repruebe el año escolar.

Docentes desarmados ante “promoción automática”

Conexiones tuvo conocimiento de que la denominada “promoción automática” implementada a través del ministerio, es uno de los factores que más está lesionando la calidad del aprendizaje en los alumnos.

Conversamos con una profesora de cuarto grado de primaria de un colegio público, quien nos pidió no publicáramos su nombre por temor a ser despedida o a sufrir represalias, ya que otra de las orientaciones giradas por medio del ministerio consiste en no brindar entrevistas a periodistas no afines al gobierno, que deseen conocer el estado real en el ámbito de la educación pública.

Cuando a la docente solicitamos una explicación por los pésimos resultados que se están obteniendo en primaria, la primera respuesta que le saltó fue justamente “la promoción automática”.

“Yo no estoy de acuerdo con la promoción automática, porque consiste en pasar al niño para que el padre de familia no incurra en más gastos, si es que repite. Por ejemplo, un niño que se quedó con cuarenta puntos es un niño reprobado. A inicios de año se le hace un examen de reparación (respecto al año anterior), el chavalo estudia sólo una semana y se “aprendió” todo lo que le dijeron que iba a salir. Entonces va para el grado superior. ¿Y uno qué puede hacer? Nada. Pasarlo”, confiesa la maestra.

Según ella, en lugar de beneficiar al estudiante, esta política “le hace daño al niño porque lleva lagunas”.

En noviembre de 2010, la ministra de Educación, Miriam Raudez, quien se caracteriza por mantener un perfil bajo ante la opinión pública, admitió durante un evento oficial el grave efecto negativo de la promoción automática, y aseguró, que dicha institución estaba enfocada en eliminarla como política.

“El desafío para el 2011 es cerrar brechas no con la promoción automática, sino que los niños y niñas avancen”, prometió Raudez.

Ministerio calla

Conexiones solicitó entrevistas con funcionarios del Mined para que brindaran su postura sobre éste y otros temas concernientes a la calidad de la educación pública en Nicaragua, pero pese a nuestras solicitudes escritas la dirección de Relaciones Públicas no brindó respuesta alguna.

¿Reforzamiento “solidario” pasa el examen?

Sin embargo, el desafío persiste. Inclusive, en la práctica, hay quienes se preguntan hasta qué punto el gobierno está dispuesto a asumir frontalmente el problema de la deficiente calidad en las escuelas públicas.

“Hay orientaciones de que no quieren alumnos aplazados”, señala Ena Fuertes, dirigente de la Unidad Sindical Magisterial (USM), y quien cuestiona duramente las directrices del gobierno.

Fuertes se refiere al “Plan de Reforzamiento Escolar”, incluido en el Plan Estratégico de Educación 2011-2015 del Mined, y el cual involucra a estudiantes “solidarios” con buen rendimiento y a maestros para atender de manera especial a quienes reprueban.

“Ese bajo rendimiento académico no le conviene ni al Estado ni al gobierno, porque aquí hay donantes que viven dando para Educación, pero ese reforzamiento no significa que si el estudiante no pasa, no pasa. A uno le dicen: busque cómo hacer pero me lo pasan”, asegura la lideresa sindical.

Fuertes asegura, que aunque este “reforzamiento” se ha instaurado para realizarse a lo largo del año escolar “pedagógicamente no funciona”, porque implica que el estudiante aprenda en pocos días lo que no comprendió en lapsos de dos meses o más. Antes significaba “aprender” en dos semanas las temáticas de un año entero.

“Y esto afecta en la calidad de la educación; después todos se echan la culpa: primaria a preescolar, secundaria a primaria, universidad a secundaria…”, comenta Fuertes, quien indica que pese a que las estadísticas se recogen bimensualmente, no existe por parte del ministerio una política efectiva para mejorar la calidad.

Arríen, optimista, asegura que resultados ya se perciben

Pero el doctor Juan Bautista Arríen, director del Instituto de Educación de la Universidad Centroamericana (IDEUCA), asegura que el plan de reforzamiento “según las últimas estadísticas ha mejorado el rendimiento y disminuido la repitencia y la deserción”.

Destaca, inclusive, el valor psicopedagógico de la estrategia, ya que “un alumno que ha dejado dos materias se siente atendido, siente que es importante y que no es rechazado”.

Arríen, quien también es representante de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia  y la Cultura (Unesco) sostiene que “los costos de repetición de curso resultan muy elevados, los cuales directa o indirectamente los asume la sociedad. Como se puede observar, el Plan de Reforzamiento Escolar entraña una interesante secuencia de activos pedagógicos, humanos y sociales”.

El doctor Arríen subraya que gracias a este reforzamiento “el estudiante no sólo recupera lo que requiere aprender, lo importante es que se recupera a sí mismo con la confianza de que él puede, de que es inteligente, de que su proceso educativo sigue adelante”.

“El Plan de Reforzamiento Escolar no tiene como finalidad salir airoso en las estadísticas demográficas de la educación.  El reforzamiento escolar es la respuesta pedagógica y ética respecto a  un grupo importante de estudiantes que por diversas causas objetivas y subjetivas han dejado clases.  Ellos son sujetos claves del propio sistema educativo”, afirma.

En los próximos días, Conexiones le brindará otros casos y opiniones, en un intento de analizar cómo resolver una de las problemáticas más sensibles e importantes que enfrenta Nicaragua, como son las deficiencias en el Sistema de Educación Pública.

 

Calidad educativa en Nicaragua de las más bajas en el mundo

“Los indicadores más recientes del Foro Económico Mundial le otorgan a Nicaragua el puesto 131 en su calidad de educación primaria, de un total de 139 países, lo que implica que sólo ocho países en el mundo tienen un sistema educativo de peor calidad que el de Nicaragua”.

“El hecho de que las mediciones de calidad o la evaluación de los aprendizajes no sean frecuentes ni sistemáticas, contribuye a crear un mapa engañoso de nuestra realidad educativa”.

Fuente: Propuesta de Agenda Educativa de Nación, diciembre 2011.

 

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni