Una mirada hacia organizaciones de consumidores

Consumidores

Foto: Nery García / CONEXIONES

Los nicaragüenses no sólo desconocen la Ley de Defensa del Consumidor (ley 182), sino también las organizaciones que se dedican a esa labor y la responsabilidad de la Dirección de Defensa de los Consumidores (DDC), adscrita al Mific, de garantizar su cumplimiento. Aquí te dejamos un vistazo de lo que hacen y de dónde reciben financiamiento

Por Elvis Bustos | Mar 15, 2012

“Cada día las cosas están más caras” se queja doña Leonor García al comprar una libra de café en el mercado de Rivas. Ella es una de las muchas personas que desconocen que hoy se celebra el día mundial del consumidor. Al consultarle confunde esta fecha con alguna celebración de bebedores consuetudinarios.

La influencia de organismos defensores de consumidores en los departamentos es casi nula. Tanto que Doña Leonor ni sabía que existían: “nunca he sabido que haya una (organización)” dice al salir de una distribuidora de granos básicos.

En Nicaragua hay al menos 15 organizaciones de defensa de los consumidores registradas ante el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), las que están distribuidas en varios departamentos del país, aunque la mayoría operan en Managua, o al menos eso dicen los registros que tiene esa cartera del Estado.

Las organizaciones de consumidores dicen brindar asesoría gratis o recibir alguna “ayuda voluntaria” para hacer copias de resoluciones, impresión de cartas u otros gastos de movilización al dar acompañamiento a los clientes quejosos, principalmente de los servicios de energía y agua potable.

El Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec) ha ganado protagonismo en los medios de comunicación masivos del país, principalmente en televisión y en los periódicos. Hace algunos años lo era la Liga de Defensa del Consumidor (Lideconic). Luego la recién extinta Red Nacional de Defensa del Consumidor (RNDC), encabezada en su momento por Ruth Selma Herrera, quien luego ocupó el cargo de presidenta de Enacal en los primeros tres años del periodo anterior de este gobierno.

Indec y Lideconic

Gestiones de cobro de intereses elevados relacionado al uso de tarjetas de créditos que ofrecen los bancos, deudas impagables con microfinancieras, mal servicio y contratos “leoninos” con empresas de telecomunicaciones, así como incumplimiento de garantía de aparatos electrodomésticos de parte de tiendas comerciales, están entre las denuncias que más reciben en estas organizaciones.

Marvin Pomares, director del Indec, se jacta que el año reciente, debido a las gestiones de esa organización lograron ahorrar a los clientes de Gas Natural 16 millones 488 mil 377 de córdobas “porque se comprobó que había problemas (alteraciones) con la factura”.

De igual manera, asegura que los clientes de la estatal Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) se ahorraron 422 mil 835 córdobas, luego que se demostrara altos cobros.

De acuerdo a Pomares, el Indec recibe entre 80 a 125 denuncias  diarias relacionadas a problemas  energéticos. De ese  total de denuncias el 80 por ciento son resueltas a favor del usuario por la empresa, asegura Marvin Pomares, director de ese organismo. Asimismo, en 2011, el Indec capacitó a más de 23 mil 700 personas.

La presencia del Indec abarca Managua y otros 78 municipios del país, según afirma Pomares. Su personal está compuesto por 10 personas en la sede central, Managua, alrededor de 100 promotores voluntarios en Managua que se dedican a dar acompañamiento a la población en la capital y 78 delegaciones que atienden a igual número de municipios a los consumidores.

La Liga de Defensa del Consumidor (Lideconic) nació en 1994. Fue la primera organización de defensa de los consumidores que se tiene registro en Nicaragua, impulsora de la Ley de Defensa de los Consumidores (ley 182).

En la actualidad tiene un equipo de tres personas en la sede central y 53 promotores voluntarios en distintitos barrios de la capital. Estos atienden unas 100 denuncias cada mes, en su mayoría por los servicios de energía eléctrica. Tienen un proyecto piloto en seis escuelas de Managua, con el que buscan erradicar la venta de comida chatarra en estas. Esto basado en el Acuerdo 225-2007 que tiene como propósito mejorar el  rendimiento de los estudiantes.


Acodema y ACN

En la ciudad de las flores, a 27 kilómetros al sur de Managua, la Asociación de Consumidores de Masaya (Acodema) asegura que del total de reclamos que recibieron en 2011, el 90 por ciento, unas mil, son quejas en contra de Gas Natural. Al menos eso asevera el vice coordinador de esa organización, Róger Lacayo, quien revela que el equipo de Acodema está conformado por 10 personas.

Sólo en 2011 los abonados de Gas Natural en el departamento de Masaya se ahorraron más de 15 millones de córdobas, afirma Lacayo.

Allí mismo, en Masaya, Nómel Pérez, coordinador de la Asociación de Consumidores de Nicaragua (ACN), atienden unas 200 denuncias mensuales. Él asegura que el trabajo que hacen es voluntario a través de un equipo de 10 personas.

RNDC y Lideconic

Desde el año pasado la Red Nacional de defensa de los Consumidores (RNDC) dejó de atender las denuncias de la población debido a falta de financiamiento. Jorge Rooseess, ex activista de esta organización explica que cerraron por presiones: “organismos que estaban apoyando a la Red pretendían que se convirtiera en un órgano político”, aseguró sin  precisar detalles.

Al igual que todas las organizaciones de defensa de los consumidores, en la RNDC ayudaban a la población con asesoría legal y representación en casos extremos. Incluso contaban con un programa televisivo en un canal nacional y otro en una radioemisora.  Las denuncias energéticas y de agua potable eran las más comunes.

La RNDC tenía presencia en Carazo y en Boaco. Carmen Rodríguez, ex coordinadora de la Red en Boaco dice que en ese departamento nunca hubo presupuesto y que los gastos de operación los cubría ella. Tenía un equipo de tres personas, incluyéndola.

Acodema y la ACN también brindan capacitaciones a los consumidores de Masaya. La ACN cuentan con el apoyo de la organización no gubernamental como la Asociación de Mujeres Nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza  (Amnlae). “Algunas instituciones nos facilitan (recursos económicos) para talleres” comenta su coordinador.

¿Otras organizaciones?

CONEXIONES intentó sin éxito desde el 15 de febrero reciente conseguir entrevistas con las demás organizaciones de consumidores que aparecen en el registro del Mific: Centro de Promoción y Protección de los Derechos de Los Consumidores y usuarios de Nicaragua (Ceproduc), la Asociación de Protección de los Consumidores de Nicaragua (Aproconic) y la Asociación de Defensa de los Consumidores de Nicaragua (Adeconica).

La licenciada Linnett Gutiérrez, quien se identifica como dirigente de Ceproduc, evitó brindar entrevista a Conexiones y siempre se excusó de estar ocupada y no respondió a nuestros correos electrónicos. De acuerdo al directorio de asociaciones de consumidores, las oficinas de esa organización se ubican de la rotonda el Güegüense, 200 metros al oeste, pero fue imposible localizar ese local.

Las instalaciones de Aproconic y Adeconica si las logramos localizar. Pero a diferencia de las otras organizaciones que CONEXIONES entrevistó, operan desde casas de habitación comunes y no tienen rótulos que las identifique.

En Adeconica la carta fue recibida a las 3:16 p.m. por alguien que se identificó como hermano de la coordinadora, María Elena Canales. Esta última organización, según los registros de Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), se le designó un presupuesto de 83 mil 500 córdobas.

De igual forma nos intentamos comunicar, vía telefónica, con los dirigentes de la Asociación de Consumidores de Granada (Acugra), RNDC-Carazo, Asociación de Consumidores de León (Adeconle), Comisión de Consumidores del Municipio de Corinto (CMDC-Corinto), Asociación Cristiana de Defensa del Consumidor de Matagalpa (Acridecom) y la Asociación de Consumidores de Altagracia (Acodal) en la isla de Ometepe, pero sus celulares estaban apagados y no respondieron a los mensajes dejados en el buzón de voz.

¿Cómo operan?

El presupuesto con el que funcionan las organizaciones de consumidores es manejado con hermetismo por los directivos de las organizaciones de consumidores. De las seis organizaciones de consumidores que logramos entrevistar, la mayoría se mostraron incómodas cuando se les preguntó sobre el origen de los fondos que recibían para operar.

Existen seis organizaciones que han recibido financiamiento estatal a través del Presupuesto General de la República, cuyos organismos están aglutinados en la Unión de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Nicaragua (Unacun): Indec, Acodema, Adeconle, Acugra, CCMC y Adeconica.

Pomares dice que reciben poco financiamiento del Estado. “Es un presupuesto raquítico que ronda el medio millón de córdobas”, afirma el director del Indec, quien afirma que lo más que han recibido es 800 mil córdobas.

Sin embargo, de acuerdo a los Presupuestos Generales de la República disponibles en el sitio web del Ministerio de Hacienda, entre los años 2007, 2008, 2009, 2010 y 2011, señalan que al Indec se le destinó en promedio 656 mil córdobas anuales.

En 2011, los registros de los Presupuesto no señalan financiamiento a las demás organizaciones. Sin embargo, entre 2007 y 2010 Acodema se le designó 256 mil 250 córdobas al año en promedio, Adeconle y Acugra la misma cantidad; CCMC 91 mil 125 córdobas y Adeconica 82 mil 625

Para conocer detalles sobre el mecanismo de selección de las organizaciones de consumidores, CONEXIONES solicitó una entrevista vía telefónica al diputado Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, pero nos indicó que llamáramos a su asistente, la que se comprometió a llamarnos para darnos una cita, pero no sucedió.

Aunque los directivos de Lideconic no revelaron la fuente de donde sacan recursos para ejecutar sus actividades,  Silvia Mendieta, responsable de educación al consumidor de esa organización, aseveró que “por políticas de la misma (Lideconic)” no reciben financiamiento del Estado, como efectivamente se constató en los presupuestos antes mencionados.

"La DDC no cumple su función"

La Dirección de Defensa de los Consumidores (DDC) es la organización oficial de garantizar el cumplimiento de la ley 182 y su reglamento, sin embargo, los directivos de las organizaciones de consumidores no gubernamentales señalan que no cumple esa función.

“La ley en su contenido está muy buena, el problema es la aplicación, tanto por parte de la autoridad competente que debe hacerlo como es la DDC del Mific y entes reguladores que muchas veces la desconoce”, agrega Deidania Tercero responsable de atención al consumidor de Lideconic.

CONEXIONES intentó conocer la versión de la DDC. A través de una carta, solicitamos entrevista el 16 de febrero al director de esa cartera, Freddy Rodríguez, en su oficina, ubicada en el costado Este de Metrocentro, pero su secretaria dijo que su jefe le orientó que debíamos avocarnos al área de Relaciones Públicas del Mific.

Ángela Zelaya aseguró que había recibido correo de parte de Rodríguez, pero ella mencionó que debía esperar autorización de sus “jefes” para dar la entrevista. Al parecer decidieron no dar la entrevista porque seguimos esperando.

(Con la colaboración de Nery García)

(Elvis Bustos es estudiante de Comunicación Social de la UCA y pasante de www.conexiones.com.ni)

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni