¿Cómo vio a nuestro periodismo el jurado del “María José Bravo”?

Comunicación

Óscar Martínez, Alma Reyes y Luis Ronderos, el jurado internacional que seleccionó a los ganadores del certamen periodístico “María José Bravo” brindan sus opiniones sobre los reportajes participantes

Por Mauricio Miranda | Nov 05, 2010

Por sus manos pasaron los 58 reportajes de Televisión, Radio y Prensa Escrita, que se disputaron el premio a la investigación periodística “María José Bravo” otorgado por la Facultad de Humanidades y Comunicación de la UCA, de manera que tuvieron la oportunidad de apreciar las características y cualidades del periodismo que hoy se está elaborando en la redacciones y salas de prensa nicaragüenses.

De esta manera, los periodistas Óscar Martínez de El Salvador, Alma Reyes de México y Luis Ronderos de Colombia, el jurado calificador, se han formado sus propias opiniones y valoraciones, y que ahora comparten con Conexiones, sin ánimos, según ellos mismos aclaran, de pretender pontificar o sentenciar sobre qué está bien o qué está mal en la producción periodística local.

Sólo para recordar: el premio para la categoría de Prensa Escrita se le otorgó a Octavio Enríquez, del diario La Prensa, por su investigación “La fortuna del empleado de Daniel Ortega”; en Televisión fue Camilo de Castro el galardonado por su reportaje “Caja chica Enel”; en Radio, Duyerling Ríos con su pieza “Urbanizadoras, entre la publicidad y la realidad”; y en la categoría de medio local, la radiodifusora “Radio Vos”, ganó el premio.

Alfonso Flores obtuvo una mención de honor por sus reportajes “Donde la justicia no llega” y “Estado burocrático”, para televisión.

A Óscar Martínez, quien se encargó de evaluar principalmente los trabajos en prensa escrita, le gustó la insistencia fiscalizadora que se han planteado los reporteros nicaragüenses, la consulta de archivos, la búsqueda en registros “muy al estilo gringo” según él, cuando se trata de indagar temas de corrupción. “La verdad es que me llevo una buena impresión”, afirma el periodista del medio digital El Faro.

Historias escritas deben ser más entretenidas

 

Sin embargo, no deja de identificar “un gran problema”, que tiene que ver con la manera en que las historias son contadas al público. No resulta entretenido, afirma, el estilo narrativo evaluado --con algunas excepciones--, y ese sentido, señala cierta ausencia de las influencias del llamado Nuevo Periodismo Iberoamericano, una escuela que entre sus valores promueve “la capacidad de contar historias en forma creativa y el rigor en la investigación periodística”.

“Hay muy poco uso de este nuevo periodismo”, comenta Martínez, ganador del tercer lugar del Certamen Latinoamericano de Periodismo de Investigación 2010 promovido por el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS).

“Hay un serio problema”, reitera, pues en prensa escrita “es muy importante que sea entretenido”, “hay que poner empeño en el lenguaje”. “La riqueza del lenguaje es una responsabilidad de uno mismo”, sostiene. “¿Hay poca pluma?”, le preguntamos. “Sí, digamos que hay poca pluma”, responde.

Martínez afirma que estos vacíos en las generaciones de periodistas se cubren cuando aparece una vanguardia, alguien que empieza a proponer un estilo diferente, y que entonces sirve de referencia para que el resto de colegas se suban al mismo vagón.

Otras claves: contextualizar y aplicar método de investigación

Por otro lado señaló que los periodistas en prensa escrita, no sólo tienen que consignar el nombre y el título de una fuente cuando se le cita (“Juan Pérez, amigo del Presidente”), sino que deben hacer una “mejor presentación” sobre dicha fuente, contextualizar su participación en el reportaje, e inclusive contar detalles sobre cómo fue el trato con el periodista, ya que se ofrece una “mayor claridad” a los lectores.

Comenta que en el certamen “María José Bravo” se dio el caso de un reportaje que presentaba un documento central interesante, pero el hecho de que el periodista no explicó la manera en cómo lo obtuvo, fue motivo para descartarlo de la competencia.

Y aplicar y explicar un adecuado método de investigación, también debe de ser un aspecto fundamental que los reporteros no deben olvidar, señaló.

Sobre los reportajes de televisión presentados, hizo comentarios: “Me dejó una sensación muy satisfactoria”; y sobre los de radio, dijo que en Nicaragua “hay serios problemas de declaracionitis”.

Hay que sorprender al público

Alma Reyes Perales, periodista mexicana y Coordinadora de la Licenciatura de Ciencias de la Comunicación del Instituto Tecnológico y Estudios Superiores de Occidente, en México (ITESO), dice que los reportajes le permitieron ubicarse en el espacio social, económico y político en Nicaragua, y logró identificar que el problema de la corrupción es una constante, como en el resto de países de Latinoamérica.

Pero menciona, por ejemplo, que los reportajes que trataron sobre medio ambiente, “tenían que haber sido mucho más incisivos, sobre todo después de conocer Nicaragua, que es un paraíso, y donde no se puede permitir ni un solo problema”.

“Creo que ahí tendría que haber sido el tono de indignación”, pero “fueron superficiales”.

Reyes indica que “a la mayoría de los trabajos les falta esa capacidad de sorprender a sus públicos”, y menciona que algunas de las piezas periodísticas que tuvieron en sus manos como jurado, “eran seguimiento de nota tras nota, que no estaban aportando nada”.

“Puedes leer una recopilación de 28 artículos sobre un mismo tema, que lo mismo podías leer el primero que el tercero, que el último, y que decían exactamente lo mismo. No abonaban en nada. Esto es en general a excepción de los ganadores”, dice. 

Y otro detalle que encontraron en los reportajes, es que en algunos casos, los periodistas no contrastaban la información adecuadamente entre todas las fuentes involucradas en el trabajo. “No se logra el balance”, apunta.  

Alma Reyes se encargó de evaluar los reportajes de radio y los enviados por los medios locales.

Ser más directos y menos redundantes en TV

Y finalmente, la opinión de Luis Ronderos, quien evaluó principalmente los reportajes de televisión.

 Notó que “están trabajando con formatos de larga duración”. “La tendencia es que los reportajes de televisión tienen duración de cuatro a cinco minutos; cuando uno los hace de 8 ó 9 minutos me parece un poco redundante. Entonces, mis respetuosas sugerencias serían, cuidarse de la redundancia”.

Esta “redundancia” que a veces puede ser “exagerada”, según explica el periodista colombiano, puede provocar una saturación de información que puede resultar “riesgosa”. 

Investigar, investigar, investigar 

Ronderos puntualiza entonces: evitar duraciones innecesarias; evitar la sobresaturación --en ocasiones sobre un mismo mensaje para que gente lo termine de entender--, ya que según él “tener el mismo mensaje con tanta frecuencia es resultado del lenguaje publicitario y eso se ve en las tele ventas”.

Y muy importante: “Hay que evidenciar el proceso investigativo”. “El reportaje debería poner en situación y en contexto al espectador, de tal manera que exista mucha investigación previa a la información que se va a presentar”, señala. 

Para Luis Ronderos, secretario ejecutivo de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (FELAFACS), resulta meritorio que los periodistas nicaragüenses alcancen el nivel de profundidad planteado en sus reportajes, “sabiendo las condiciones en que se hacen”.

Y concluye: “Si voy a hacer una función investigativa y la voy a cumplir para Prensa, Radio, Televisión o nuevos medios, lo primero que debo de garantizar es que esa función investigativa se cumpla de la mejor forma. No es un problema de forma, es un problema de qué investigaste”.

 

blog comments powered by Disqus

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni