¿Dónde está el Plan Antinarco?

Reportajes

A cinco meses de ocurrido el combate armado en la aldea Walpasiksa, en el litoral Caribe, y que destapó uno de los casos más emblemáticos en la historia de la narcoactividad en Nicaragua, la pregunta se orienta hacia las autoridades del país, responsables de proponer una estrategia integral para evitar que ocurra un caso similar en el futuro

Por Mauricio Miranda | May 24, 2010

El 9 de diciembre de 2009, el presidente Daniel Ortega asumió un compromiso histórico en la lucha contra la narcoactividad: prometió un plan integral para su desarticulación. Hoy, poco o nada se sabe de cómo el anuncio llegó a concretarse.“Ahí están los cárteles de Colombia, Sinaloa y Estados Unidos, que distribuyen la droga. Ahí están todos los cárteles. Por eso tenemos que dar al Ejército todo el apoyo, no solamente el fusil o la inteligencia en términos militares, sino también el programa social contra el narcotráfico. Antes que llegue el narcotráfico tenemos que preparar estos programas integrales y que el Ejército pueda garantizar su ejecución”, dijo.

Ortega habló de ello durante una promoción de cadetes de la Escuela Militar de Estudios Superiores “José Dolores Estrada”, justamente un día después del combate en la comunidad costeña Walpasiksa, en diciembre pasado, que destapó la existencia de una compleja célula narco colombiana, que operó sin ser molestada durante dos años.

Ortega reiteró su posición una semana después, durante un evento de la Policía Nacional. Pero ni el Ejército ni la Policía han comentado públicamente cómo va el avance de la elaboración de dicho plan, y aún en marzo pasado, autoridades de estos dos cuerpos de seguridad en la Costa Caribe admitieron que esperaban instrucciones para su elaboración.

Amenaza latente

Autoridades de gobierno y especialistas en materia de narcoactividad señalan que de no prepararse con urgencia este plan integral, se avizora un año complicado para los cuerpos de seguridad nacional, lo cual implica un alto riesgo para los nicaragüenses.

El comisionado mayor Esteban Guido, jefe de Investigación de Droga de la Policía Nacional, explicó que de la división de los grandes cárteles mexicanos, golpeados por la guerra declarada principalmente en México, “se están formando nuevos carteles, organizaciones pequeñitas que están sustituyendo el tráfico de la droga”. Se trata, dice, de “cárteles emergentes que están trasladando pequeñas cargas, pero con más frecuencia”.

Guido advierte que “hay laboratorios centroamericanos” donde se elaboran drogas sintéticas como anfetaminas, una de las salidas a las que está recurriendo el crimen organizado mexicano para mantener su negocio.

“Los colombianos son la potencia en el suministro de cocaína, y están obligando a los mexicanos a poner el dinero en Colombia, y que además vayan a traer la sustancia. Los mexicanos exponen el dinero, su seguridad, y eso no les está gustando. Entonces, los mexicanos sienten que no pueden estar dependiendo de los colombianos y de la cocaína, sino que están construyendo los espacios para el tráfico de drogas sintéticas”, detalló.

El otro punto es el pulso constante en los niveles de producción. “En los reportes internacionales aparece la erradicación de hectáreas tras hectáreas de coca. Y en los reportes de interdicción, aparecen toneladas tras toneladas de incautación. Se planteaban dos posibilidades: grandes bodegas de coca en Colombia, almacenadas, y que no han sido despachadas. Pero eso no es convincente. Y la otra posibilidad era la recomposición de la coca: bajar la pureza”, explica el jefe policial.

Organizaciones del mal recurren al ingenio

La pureza de la cocaína ha bajado del 90 al 50%, pero esto implica un considerable incremento en los volúmenes que desfilan por nuestras fronteras, señala. 2008 fue el año cuando más sustancia se incautó: 15 toneladas; en 2007 fueron nueve, y el año pasado, siete.Además, están las nuevas maneras de trasiego.

“Por ejemplo, los sumergibles son una buena alternativa para ellos, y creemos que sí lo están haciendo, porque por la vía terrestre no hay cargamentos mayores de 500 kilos, pero por la marítima han pasado hasta 2 mil kilos en una sola carga. Y la ruta aérea, conocemos que la que se cayó en Walpasiksa era de 800 kilos. Lo que están cambiando son los modos”, indicó.

Félix Maradiaga, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana (UAM), y ex asesor del Ministerio de Defensa para temas de narcotráfico, advierte que Centroamérica dejó de ser sólo trampolín para el trasiego, para convertirse en un nuevo mercado.

“Centroamérica empieza a ser mercado de la droga, sobre todo desde que los cárteles mexicanos están siendo desmontados”, señala.Resalta que “a medida que hay mayor capacidad de bloquear los pasadizos de la droga hacia el Norte, la cantidad de droga que cae en la región, físicamente es mayor”, factor vinculado al consumo.

Mirada a grupos en riesgo

Paralelo a esto, los sectores en riesgo sufren serios reveses. La Alcaldía de Managua decidió el año pasado, meter “en un solo bolsón” para 2010, programas que benefician a la niñez y a la juventud capitalinas, ya que además de atenderse de manera global y no particular, determinó que compartirán un presupuesto seriamente reducido.

Entre estos programas se encontraba “Barrio libre de pandillas”, dirigido a combatir la adicción a las drogas entre los adolescentes.La reducción que sufrieron estos programas para 2010 alcanzó los 2 millones 585 mil córdobas, de acuerdo con los presupuestos oficiales.Y en la región caribeña, como Puerto Cabezas, el consumo de drogas se está haciendo sentir sin que las autoridades muestren interés.

“Nosotros escuchamos que existe una Comisión Antidrogas en el Consejo Regional, pero a veces lo que nosotros hacemos es lo que ellos informan”, relata Gabriel Mercado, promotor del organismo religioso “Horizonte 3000”, que atiende unos siete barrios en Bilwi.

Dice que de parte de los partidos políticos no reciben “nada” de ayuda. “Recién debieron dar pelotas, porque estuvieron en campaña, pero terminando eso, para ellos no hay nada. Para ellos no existe la juventud”, aseguró. Mercado advirtió que en otros municipios cerca de Río Coco, y en otras localidades, hay siembras de marihuana, y los jóvenes la están consumiendo.

Por otro lado, una fuente que visitó la frontera con Honduras nos relató cómo los chavalos se están armando como consecuencia de la narcoactividad.“Estuve en lugares donde cayeron aviones de narcotraficantes, Río Coco arriba. Allí los muchachos se han convertido en muchachos violentos. Todo mundo, cuando encuentra cocaína, lo primero que hace es armarse, para protegerse de la llegada de los militares. Llegué de noche al lugar, y miré que andaban, incluso, con armas modernas que llevaban en el mismo avión los narcotraficantes. Y en esa zona, en la frontera con Honduras, todas las noches vas a ver llegar a los aviones aterrizando en el lado hondureño. Tienen pistas”, relató el informante.

Problema conocido

En Nicaragua, las autoridades de gobierno han sabido todo el tiempo cuál es la tarea a realizar para enfrentar esta situación. El informe “El grave problema del narcotráfico: un enfoque desde el Ministerio de Defensa”, divulgado en 2002, ya había definido tres recomendaciones para operar en el Caribe: aumentar la presencia de efectivos policiales y militares en la zona; elevar las capacidades anfibias de las fuerzas especiales para operar en condiciones de selva tropical, y aumentar la presencia del Estado en esas comunidades.

El informe advertía que “partes importantes del territorio nicaragüense tienden a convertirse no sólo en puente, sino también en verdaderos centros de operaciones para la narcoactividad”.

El documento indicaba que la efectividad del Plan Colombia, patrocinado por Estados Unidos en ese país sudamericano, “podría forzar a estos grupos a buscar nuevas guaridas, por lo que se debe evitar que nuestro territorio, principalmente las zonas selváticas cercanas a la Costa Caribe, sean utilizadas como teatro de operaciones para dichos grupos y logren, con un perverso objetivo, el establecimiento de narcoaldeas”.

La violencia vinculada al crimen organizado y al narcotráfico –en México la cifra de muertos ya superó los 22 mil desde que el gobierno le declaró la guerra en 2006– ha provocado un cambio de actitud en la Casa Blanca.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, puso el tema como prioridad en su agenda por órdenes del presidente Barack Obama, debido los riesgos que implica para la seguridad de ese país, el mayor consumidor de estupefacientes.

Cabe señalar que Nicaragua se mantiene como uno de los países en la región que menos fondos recibe de Estados Unidos para combatir el narcotráfico, 1 millón 500 mil dólares la última vez con la Iniciativa Mérida.

Puestas las cartas sobre la mesa: ¿Cumplió el gobierno del presidente Daniel Ortega el compromiso que asumió la noche del 9 de diciembre para desarrollar el tan esperado Plan Integral Antinarco? ¿O se trató simplemente de una frase más en su discurso para salir del paso ante la eventualidad? La respuesta, sólo el tiempo la dirá.

blog comments powered by Disqus

Video

El narcotráfico se ha establecido en el Caribe como una fuente de ingresos para las comunidades. Qué hacen las autoridades al respecto?

Ver video »

Licencia: Creative Commons

Reconocimiento (BY) Conexiones UCA

Rotonda Rubén Darío 150 mts. al Oeste.

Managua, Nicaragua

Apartado 69

PBX: (505) 22783923 Ext. 1292

Info: info@conexiones.com.ni